Juan Rudolffi & The Thelemas Band

by Cumshot records

/
  • Streaming + Download

     

1.
2.
3.
05:17
4.
5.
04:26
6.

credits

released March 27, 2016

license

tags

Track Name: Ella es mi carma
Ella es mi Karma
(o conocí a una igual que yo)

Ella es mi karma
Me trae toda la ternura
Todas las manos
Camina como yo en otros tiempos
Desafiando al mundo con el aliento del vino
Se sienta en los parques
Habla con los artesanos
No le teme a nadie
Pero yo ahora estoy muy viejo y cansado
Y recuerdo a Fernanda
Que vieja y cansada me decía
“Juanito, porque no nos vamos de una maldita vez”
Pero iluminado ante los ojos sabios de un árbol
Siempre respondí
“espérame”

Ella es mi karma
La amo aunque sé que un día desaparecerá
Encontrará en los ojos del mundo su propio mundo
Ira corriendo por todos los cerros
Amando a todo ser que tenga movimiento
Y yo me quedare contando las vueltas del reloj
Estaré arruinado
Sé cómo me pongo con su ausencia
Y vuelvo a pensar en Fernanda
Cuando un día la despedí en un blanco carriol
Y le dije: “niñita, vuelvo en cinco días”
Y ya van once meses
Y seguro conto algún tiempo las vueltas del reloj
Hasta que la sangre quedara seca
Y ella es más fuerte que yo.

Ella es mi karma
Pienso en cuanto la amo
Una mujer que vino del sur con todos los duendes
Anoche desperté frente a su ventana
El cielo se volvía violeta
Me puse a pensar
Que mierda es la vida
Y encontré un remolino de su pelo rubio en mi alma
Y le vi dormir
Y así, la aprisioné a mi memoria en silencio
Y pensé en canciones ancestrales
Pude despedirme por fin
Porque el apego siempre fue mi fuente de dolor
Donde dejo corazones rotos sobre los restos de mi corazón
Y así las cosas
Se van multiplicando
Pienso en ella, en mi Karma
Y pienso también en Fernanda
Que lejos en mi país
Puede aún ver chocar el mar sobre las rocas
Y sentir ese último poema que tatué en su frente
Que era el canto del viento de la costa
Pero estoy lejos amando a la mujer
Que me recuerda a diario lo que fui
Sin haberme conocido antes
Y sobre su mundo construyo un puente
Para mirarla, incluso ese día
En que no aparezca más.
Track Name: Conversaciones con Sidharta
Conversación con Sidarta Gautama mientras el gato desespera


Procura sobre mí revertir tu campaneo
Te estoy hablando Sidarta Gautama
Aunque no me entiendas
Ya sabes que nada ni nadie escucha mis ruidos
Solo el gato que juega con una vieja tapa de lapicera
E pasado como peregrino por muchas casas
Pero el ruido de la oscuridad toca mis hombros
Mis amigos
Como fuente de agua en libertad
Han procurado amarme desde luego
Pero una, en específico
Una que apretó mis manos me está doliendo.

Yo recuerdo un viejo patio de mi memoria
Una alcoba desenterrada en el fuego de lo permanente
Y sobre otros patios
Un grupo de jóvenes universitarios de Santiago
Recorriendo cementerios.

Tenías la razón, saber desprenderse era el manto de la comodidad
Pero todo espacio fue cubierto por la Chascona
Ella con su caminar moribundo, de la esencia que pesa en los hombros
De haber bebido demasiado la noche anterior
No toleraba ni sus manos en mi espalda
Ni su cabeza en mi hombro
Ni su caminar interminable.

Enfurecido con el fuego de sus pérdidas
Con sus tiempos de alejamiento
Me devolví al origen a respirar
Pero solo imaginaba una especie de cuerpo blanco
Con notorios rastros de que volvía de otro mundo
Se sucedía en un parque hermoso
Y fue pisando todas las flores de loto
Y dejando manchas de sangre en un camino infinito que pude registrar.

Somos sombras de la noche
Pero mis dedos se están cayendo a pedazos esta vez
Todo lo que escribo me condena a la insistencia
Ya no hay ángeles sobre los ríos
Ni peces de colores
En la habitación de una hostal escribo con miedo
Nervioso y moribundo
Mi piel en llamas
Mi cara desfigurada por la obsesión.

Repara de ti lo que me has regalado
Sidarta Gautama
Eso de que el amor se nutría con nosotros me está costando
Y el fuego de la primavera es siempre un vértigo
Un ojo sobre el ocaso
El otro en el corazón
Agónico con tres balazos en mí pecho
Nada me salva
Todos vienen a rescatarme
Pero ya no se puede,
De eso te hablo querido y noble Buda
Y lo hago porque aprendí a maullar
Aprendí a ladrar
A sentir el frio en el suelo del viento
Porque hoy
A tientas por el olvido
Desvié una caminata ajena
Para pasar por la calle E.E.U.U de San Telmo
Con el propósito único de aceptar el paso del tiempo
Un día
La mano sobre una muralla
Al otro la muralla sola
Después sin muralla ni nada
Un canto en el rosario de nuestros acertijos
Vi su ventana amanecer la ciudad
Estaba completa y abierta como en los mejores tiempos
Pero el rastro de su ausencia fue mi regalo
Por eso, luego
Sobre el tintero manchado de vida
Quedo el regalo
Y así, junto al refugio
Y las cuatro verdades
Pude sentir principalmente
Tu primer regalo
Solo sobre el ronroneo de la nostalgia
Y ese amor eterno
Que es mi regalo
“venimos a la vida a sufrir”.
Track Name: El Erizo
ERIZO

A: Isidora Susaeta


No dejes que frio te aturda palomita
Sigue el camino del agua
Mahoma ¿Cuál es el viento que describiste en el Corán?
Ala es poderoso, pero no nos recuerda
Mis cantos son solo aspectos matutinos
Viene aquí una sagrada imagen
Mahoma, esa es la chica que yo quería
Vista así por parques interminables
Yo escribí sobre ella
Pero el mundo no terminaba
Todos los muchachos se reían de mí
Gritaba de una cuadra a otra
Viendo como siempre volvía solo
Infeliz y despierto, por supuesto
Terriblemente despierto.
Mahoma ahí empecé a beber
Las comas giraron por mi cabeza
Como un canto suave de golondrinas
Ya no era tentador el ladrido de los perros
Todas las sogas se iban desvaneciendo
A lo lejos dos ojos siempre me esperaban
O cuatro, u ocho, o diez
Eran los ojos de los amigos que me necesitaban.
Mahoma, esa es la chica que yo quería
Pero usted dijo en el sagrado Corán que a todos perdona:
Que si se ama la roza se acepta la espina
Y yo ya no puedo más con eso
Esta mujer es como cuerpo-espín
Un erizo
Y se me muelen las carnes cuando la abrazo
Mis ojos en su cuello quedan con pena
Mi boca en su frente se está quemando
No puedes reír solitario y decadente
Parasito del paraíso y del amor todos!
Juega a La ronda, se desnuda en la esquina
De bajo fuerte milagro, duerme y no se queja
Pero aprieta los dientes, casi hasta el punto de quebrarlo
Se burla de la violencia con un todo desafiante
Ama la vida, como si fuese este un regalo de Ala, pero que digo! Como el regalo de Ala!
Alturas construidas con fragancia
Mitad de aquí, mitad de allá
Querido Mahoma
¿es acaso esta mi condena?
¿Amar solitario por los siglos de los siglos?
¿Ver cómo a lo lejos desaparecen y quedarme solo?
¿Despertar por obligación en las mañanas?.

Muy lejos está el erizo, sobre las profundas rocas de concreto.